6 eventos en vivo

Ofensiva en Mosul entra en séptimo mes con pocos avances y civiles atrapados

18 abr 2017
13h36
  • separator
  • comentarios

La ofensiva para expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de la ciudad septentrional de Mosul ha entrado en su séptimo mes, coincidiendo con un lento avance de las fuerzas iraquíes y con miles de civiles atrapados en los combates sin apenas acceso a los servicios básicos.

Los ciudadanos del oeste de la urbe iraquí, donde se está librando la fase final de la campaña militar, están "decepcionados" y acusan a las tropas gubernamentales del retraso de la liberación de Mosul por su "falta de capacidad" en el terreno.

Un ciudadano del barrio de Faraq, en el centro de la parte occidental de Mosul, identificado como Laiz Mohamed Ali, aseguró a Efe: "Las familias tenían la esperanza de poder ser liberadas pronto, tal y como ocurrió en el este de la población, pero las fuerzas iraquíes nos han decepcionado".

Ali trabajaba en la principal zona comercial de Mosul, situada en el centro, y vio como los puestos donde se vendían alimentos fueron destruidos por los "incesantes bombardeos" de la aviación iraquí y de la coalición internacional liderada por EEUU.

Consiguió escapar solo dejando a su familia, que se moría de hambre, atrás: "Los bombardeos en esta parte de la ciudad no han parado desde hace tres meses".

Ali llegó tras un largo y arduo viaje a la parte oriental de la ciudad, recuperada del dominio de los yihadistas a finales de enero, y relató que casi pierde la vida ya que "las fuerzas iraquíes prometieron unos corredores que iban a ser seguros, pero no lo son".

Adujo, además, que "los civiles continúan atrapados y desde hace más de tres meses no tienen ni agua ni comida".

Otro habitante de Mosul, Nezar Yehia al Tai, de 63 años, que vivía en el oeste, apuntó a Efe que lo que está ocurriendo en Mosul es un "genocidio", y apostilló que tiene "un aire sectario, pues las unidades de la Policía Federal, en la que hay algunas milicias chiíes, intentan vengarse de los ciudadanos de Mosul que son árabes y suníes".

Prueba de ello, según Al Tai, es que dichas fuerzas "usan artillería pesada y misiles destructivos en los barrios del casco antiguo de la ciudad", que se caracteriza por sus estrechas calles y mercados.

El hombre, que era dueño de una joyería en la ciudad, señaló que tenía familiares en la zona de Al Maidán, en el casco antiguo, y que su hogar fue bombardeado: "Mis familiares llevaban diecisiete días debajo de los escombros y nadie pudo salvarlos porque las máquinas no pueden entrar en la zona".

"La guerra de Mosul es una guerra de destrucción, y no de liberación", concluyó.

Por otro lado, el comandante de la Policía Federal, el mariscal Raid Shaker Yaudat, dijo en un comunicado que sus unidades han construido barreras en la entrada de la zona de Al Faruq, cerca de la mezquita de Al Nuri, donde el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el "califato" el 29 de junio de 2014.

Asimismo, aseguró que los combates se mantienen en esa parte de la urbe, dividida en dos por el río Tigris, y que sus tropas han matado a decenas de yihadistas, entre ellos un destacado líder apodado Abu Hayar al Rusi.

En un comunicado, el Observatorio de Derechos Humanos iraquí afirmó que seis meses después del inicio de la ofensiva "los ciudadanos del oeste (de Mosul) siguen siendo víctimas de continuos bombardeos aéreos realizados por las fuerzas iraquíes conjuntas, y de la coalición internacional".

Acusó directamente a la coalición de "no tener en cuenta" a los civiles en Mosul ni protegerlos de los bombardeos de sus aviones, y reiteró que no han cambiado su estrategia pese a la muerte de civiles en la ciudad que fue el principal bastión de los yihadistas en Irak.

El analista iraquí Saad al Tai declaró a Efe que durante este tiempo la guerra no solo ha matado a personas inocentes sino que ha destruido "las principales infraestructuras de Mosul, lo que ha hecho que el Gobierno haya perdido miles de millones de dólares".

"Más del 70 por ciento de las infraestructuras han sido dañadas por los bombardeos", aseveró.

La ONU informó de que, tras seis meses de ofensiva, casi 500.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares de Mosul y calculó que "al menos medio millón de personas se encuentran todavía atrapadas en el oeste de Mosul".

La coordinadora humanitaria para Irak de la ONU, Lise Grande, advirtió de que "el gran volumen de civiles que todavía huye de la ciudad de Mosul es asombroso", y adujo que están haciendo todo lo que está en sus manos, pero "la batalla está siendo larga".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad