Historia

La tragedia de David Reimer, el niño obligado a vivir como niña para el experimento de un médico

Después de que una circuncisión fallida en la infancia dejó el pene de David Reimer irreparablemente dañado, sus padres consintieron en criarlo como una niña.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 16:24

David Reimer nació como Bruce Reimer en Winnipeg, Canadá, en 1965. Tenía un hermano gemelo llamado Brian, y los dos fueron los primeros hijos de una pareja de adolescentes rurales, Janet y Ron.

Los bebés, ambos varones, estaban sanos pero, alrededor de los ocho meses, mostraban signos de dificultad para orinar. Se les diagnosticó fimosis, una afección en la que el prepucio no se puede retraer.

Los Reimer llevaron a sus hijos a ser circuncidados en el hospital, pero después de que la cirugía de Bruce Reimer salió terriblemente mal porque el cirujano usó una aguja de electrocauterio en lugar de una cuchilla y quemó irreparablemente los genitales del bebé. 

Brian no fue sometido a la misma cirugía y su fimosis se curó naturalmente.

Preocupados de que la lesión de su hijo pudiera causarle angustia en su adultez, los padres de Reimer consultaron con el famoso sexólogo John Money luego de verlo en televisión.

En consecuencia, Money sugirió que Reimer debía someterse a una cirugía de reasignación de sexo y, en cambio, fuera criado como mujer.

Desesperados, los padres de Reimer siguieron el consejo médico y cambiaron el nombre de nacimiento de su hijo de "Bruce" a "Brenda".

David Reimer, nacido biológicamente como un varón, comenzó una transición de género impuesta cuando era un bebé (Foto: Youtube | Wikimedia Commons)

Money era considerado uno de los mejores investigadores sexuales en Estados Unidos, y se especializó en las experiencias de niños intersexuales que, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “no se ajustan a las definiciones típicas de cuerpos masculinos o femeninos".

La madre de Reimer le escribió a Money explicando el horrible accidente que había sufrido su hijo. A las pocas semanas, los padres jóvenes se dirigían a ver al médico en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland.

Money creía que la identidad de género de una persona era una construcción social y el resultado de su educación. Como tal, propuso que a alguien se le podría "enseñar" a identificarse de manera diferente a su sexo biológico.

Money pensó que los niños eran “neutrales en cuanto al género” hasta aproximadamente los dos años y teorizó que los padres tenían un período de tiempo que él llamaba la “puerta de género” durante el cual podían influir en la autopercepción de identidad de género de su hijo o hija.

Por lo tanto, el médico hizo la propuesta radical de reasignar quirúrgicamente el género de Bruce Reimer, lo que implicaba castrar su pene y darle una prótesis de vagina en su lugar.

Luego sería debía ser criado como una niña para aportarle coherencia a su nuevo cuerpo y no se le debía conversar de su identidad anterior. Los padres de Reimer aceptaron el procedimiento y la transición impuesta al bebé comenzó poco antes de su segundo cumpleaños en 1967.

Para Money, esta situación también le brindó la oportunidad de investigar su teoría sobre la identidad de género. Pero su consejo médico resultaría fatalmente equivocado en el caso de David Reimer.

En la imagen, los gemelos Reimer (Facebook en memoria de David Reimer)

La lucha por convertirse en David Reimer

Por recomendación de John Money, Bruce Reimer comenzó su vida como Brenda Reimer.

Además de su cirugía de reasignación de sexo, a Reimer se le administraron suplementos de estrógeno para ayudar a "feminizar" su cuerpo.

Los Reimers regresaban a la oficina de Money todos los años para que el médico pudiera monitorear el crecimiento de Brian y Brenda como niño y niña.

El estudio de este caso se hizo muy conocido en la comunidad médica y se bautizó (para protecer la identidad del paciente) como el caso John / Joan.

En 1975, cuando los gemelos cumplieron nueve años, Money publicó su estudio en un libro llamado Sexual Signatures donde describió la transición forzada de Reimer a Brenda como un éxito:

“La niña ya prefería los vestidos a los pantalones, disfrutaba con cintas en el pelo, brazaletes y blusas con volantes, y le encantaba ser la pequeña novia de su papá. A lo largo de la infancia, su terquedad y la abundante energía física que comparte con su hermano gemelo y gasta libremente la han convertido en una niña poco femenina, pero no obstante una niña".

Pero nada podría estar más lejos de la verdad. De hecho, Reimer recordó su infancia como mucho más angustiosa.

"Nunca encajé del todo", dijo David Reimer en una entrevista realizada en el año 2000 con Oprah. (Te dejamos la entrevista, pero no está subtitulada al español)

"Construir fuertes y meterme en alguna pelea a puñetazos, escalar árboles, ese es el tipo de cosas que me gustaban, pero era inaceptable como niña".

Según el autor John Colapinto, quien trabajó con Reimer en su libro As Nature Made Him: The Boy Who Was Crised as A Girl, las frecuentes visitas que debía realizar a la oficina de Money también eran traumáticas.

Según las declaraciones de Reimer, se le mostraron fotos de adultos desnudos para "reforzar la identidad de género de Brenda" y Money lo presionó para que soportara más cirugías que lo volvieran más femenino.

Ambos gemelos acusaron más tarde a Money de hacerlos posar en varias posiciones sexuales, lo que, según Money, era solo otro elemento de su teoría que involucraba un "juego de ensayo sexual".

Según los informes, Janet Reimer tampoco estaba ciega ante la frustración y el padecimiento de su hijo respecto de su identidad de género femenina.

En un momento recordó la primera vez que a Reimer le pusieron un vestido y se lo arrancó con rabia: "Hubo dudas en el camino", confesó Janet en Oprah. "Pero no podía permitirme el lujo de considerarlas porque no podía permitirme una equivocación".

Los problemas en el hogar se extendieron a la escuela. Los compañeros de clase se burlaban de Reimer por su "paso masculino" y su postura para orinar en el baño de mujeres.

Cuando Reimer se quejó de sentirse como un niño, sus padres y otros adultos lo convencieron de que era solo una fase.

A la edad de 13 años, Reimer estaba experimentando una depresión suicida y les dijo a sus padres que se quitaría la vida si lo hacían ver a Money nuevamente. Finalmente, el 14 de marzo de 1980, los padres de Reimer le dijeron la verdad sobre su reasignación de género, siguiendo los consejos del endocrinólogo y psiquiatra de Reimer.

A los 14 años, y estando en pleno conocimiento de su historia por boca de su padre, Reimer decidió asumir una identidad de género masculina, llamándose a sí mismo David.

Se sometió entonces a un tratamiento para revertir la reasignación, incluidas inyecciones de testosterona, una mastectomía doble y operaciones de faloplastia.

Más tarde Reimer trabajó en un matadero y luego hizo trabajos ocasionales. El 22 de septiembre de 1990, se casó con Jane Fontane y juntos adoptaron a sus tres hijos.

Sus pasatiempos incluían acampar, pescar, antigüedades y coleccionar monedas antiguas. 

Su caso llamó la atención internacional en 1997 cuando le contó su historia a Milton Diamond, un sexólogo académico que persuadió a Reimer de que le permitiera informar el resultado para disuadir a los médicos de tratar a otros bebés de manera similar.

Poco después, Reimer hizo pública su historia y John Colapinto publicó un relato influyente y ampliamente difundidoen la revista Rolling Stone en diciembre de 1997. El artículo ganó el premio National Magazine Award for Reporting.

Esto se expandió más tarde a la biografía más vendida del New York Times As Nature Made Him: The Boy Who Was Raised as a Girl (2000), en la que Colapinto describe cómo, contrariamente a los informes de Money, cuando vivía como Brenda, Reimer no se identificó como una niña.

Fue condenado al ostracismo y fue cruelmente intimidado por sus compañeros (que lo apodaron "mujer de las cavernas"), y ni los vestidos ni las hormonas femeninas lograron que se sintiera como una verdadera mujer.

Muerte 

Además de su difícil relación de por vida con sus padres, Reimer se enfrentó al desempleo y a la muerte de su hermano gemelo Brian quien falleció producto de una sobredosis de antidepresivos el 1 de julio de 2002.

El 2 de mayo de 2004, su esposa Jane le dijo que quería separarse.

En la mañana del 4 de mayo de 2004, Reimer condujo hasta el estacionamiento de una tienda de comestibles en su ciudad natal de Winnipeg y se suicidó disparándose en la cabeza con una escopeta recortada. Tenía apenas 38 años.

Fue enterrado en el cementerio St. Vital de Winnipeg.

Es posible que Reimer ya no esté vivo, pero su viaje contribuyó a una mejor comprensión de la relación entre género y sexo biológico.

Otras Noticias