Medioambiente y salud

¿Sabes por qué NO TIENES que reutilizar los envases plásticos CON COMIDA?

Todos sabemos la crisis ambiental por la que estamos pasando y siempre será bienvenido el reciclaje hogareño. Sin embargo, guardar cajas de alimentos puede ser peligroso si los reutilizas con el mismo fin. Mejor los usas para guardar cosas y no alimentos.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 09:24

Entre cajas resistentes, potes de margarina y recipientes de plástico, no es difícil en la actualidad encontrar un lugar para las sobras de pasta. 

Eso puede parecer ingenioso, pero entre los expertos, en realidad es motivo de preocupación. A corto plazo, "el mayor riesgo es la contaminación bacteriana", dice Rolf Halden, PhD, director del Centro de Seguridad Ambiental del Instituto Biodesign en la Universidad Estatal de Arizona en Estados Unidos. Si un recipiente está diseñado para un solo uso, es posible que no esté diseñado para una limpieza fácil, lo que podría permitir que los gérmenes proliferen cuanto más tiempo lo guardes.

Por ejemplo, "si tiene una abertura muy estrecha, como una botella de bebida, es esencialmente imposible de limpiar de manera efectiva, aparte de verter un líquido hirviendo en el interior para matar todas las bacterias", le dice Halden a Yahoo Health. "Y eso comprometería el plástico"

En un estudio canadiense de 2002 , los investigadores analizaron el agua de las botellas de agua de los estudiantes de una escuela primaria (el equivalente a la escuela básica para nosotros), muchas de las cuales se habían rellenado continuamente sin lavarse, y encontraron que casi dos tercios de las muestras contenían suficientes bacterias para que no fueran aptas para el consumo.

Pero, ¿qué pasa con los recipientes fáciles de limpiar, como esos pequeños tazones de sopa de plástico para llevar o con los potes de margarina? Aunque es posible que puedas enjuagar completamente cualquier residuo de comida, eso no significa que debas agregar estos recipientes a tu repertorio de "taper". De hecho, Halden recomienda transferir las sobras del restaurante a un recipiente de vidrio tan pronto como llegas a casa.

¿Por qué? Los productos químicos que se esconden en algunos recipientes, especialmente aquellos que no están diseñados para ser reutilizados, podrían filtrarse del plástico y entrar en la comida si la calientas en el microondas, los dejas en el lavavajillas o los pones al sol durante un período prolongado de tiempo, dice Halden.

En virtud de la precaución, si estás reutilizando envases de alimentos, incluso aquellos con códigos de reciclaje "seguros", intenta limitar su uso a alimentos con un contenido de acidez, azúcar, grasa y alcohol similar al artículo que venía originalmente, dice Schmidt. (Por ejemplo, no uses un recipiente de plástico que originalmente era para margarina vegetal para almacenar un aderezo para ensaladas a base de vinagre). Y solo puedes meterlos al microondas si el empaque original venía con instrucciones de calentamiento. De esa forma, el plástico mantendrá su integridad durante el mayor tiempo posible.

En el caso de envases como botellas pláticas, de nutella (que no sea de vidrio) y en general los fabricados con PET, lo que es más preocupante es el uso de productos químicos que contienen antimonio durante la fabricación de PET. “No todo el PET contiene este catalizador de antimonio”, dice Schmidt. “El PET sin antimonio existe, pero el consumidor no va a saber cuál es al mirarlo. Tendrías que hacer pruebas químicas". Si dejas un recipiente de PET cargado de antimonio en un automóvil o garaje caliente, el antimonio, que se ha relacionado con causar diarrea, dolor muscular / articular, anemia y problemas cardíacos, podría filtrarse al contenido del recipiente, excediendo potencialmente los límites permitidos.

“Si el PET está a baja temperatura, debería estar bien”, dice Schmidt. Por lo que si guardas esos envases en el refrigerador, no debería tener problemas 

Afortunadamente en el caso del cloruro de polivinilo, o PVC, a veces denominado "el plástico venenoso", ya que se ha demostrado que la forma flexible del PVC filtra ftalatos que alteran las hormonas, no es probable que encuentre recipientes para alimentos hechos de este material, dice Schmidt, aunque todavía se fabrican algunos envoltorios de este plástico. 

Señales que tu envoltura de plástico puede estar hecha de PVC: es súper pegajosa, tiene un olor distintivo y tiene un ligero tinte violáceo.

En el caso de los envases elaborados de espuma de poliestireno o, con menos frecuencia, un recipiente transparente desechable para llevar, los debes tirar cuanto antes. Esto se debe a que el estireno, un posible carcinógeno humano, puede filtrarse en los alimentos, aunque la cantidad probablemente sea pequeña. 

Aún así, “no usaría poliestireno en microondas, no es muy resistente al calor, aunque a veces se obtiene café caliente [en una taza de poliestireno]”, dice Schmidt. “Si algo está hecho para ser desechable, está hecho para un solo uso, y tal vez sea mejor usarlo de esa manera. Es de suponer que el fabricante espera que las personas solo lo utilicen una vez y es posible que no lo hayan diseñado para usarse más de una vez".

En el caso del policarbonato, la mayoría de los recipientes de comida en tu cocina probablemente no sean de policarbonato, que es extremadamente duro y resistente a los impactos. “Nunca pondría nada hecho de policarbonato en el lavavajillas”, dice Schmidt. "Eso fomentaría la lixiviación de BPA".

¿Por qué tener cuidado con el BPA?

¿Qué hace que el BPA sea tan preocupante? Pertenece a una clase de sustancias químicas ampliamente conocidas como disruptores endocrinos, es decir, "cualquier sustancia química artificial que de alguna manera interfiera con las hormonas y el sistema endocrino de nuestro cuerpo", dice Andrea Gore, PhD, editora en jefe de la revista Endocrinology.

Aunque los efectos reproductivos, por ejemplo, disminución del recuento de espermatozoides, aumento de la tasa de abortos espontáneos y pubertad de inicio temprano, son quizás el riesgo más publicitado, el BPA también puede unirse a receptores de hormonas distintas del estrógeno (y la testosterona).

Ahora hay evidencia, por ejemplo, de que el BPA puede interferir con las hormonas tiroideas, y los efectos podrían ser de gran alcance. 

"Nuestro cuerpo necesita tener niveles normales de hormona tiroidea para que podamos tener un metabolismo normal", dice Gore. “Esto no es simplemente una cuestión de engordar: cada célula de nuestro cuerpo tiene que someterse a un metabolismo para sobrevivir. Nuestras células necesitan tomar oxígeno, necesitan energía, necesitan deshacerse de los productos de desecho. Si eso no sucede correctamente, las células morirán ". 

También puede haber efectos conductuales del BPA, como hiperactividad y agresividad, dice Halden.

Desde el primer momento, los científicos han sabido que el BPA tiene propiedades que imitan a las hormonas; fue descubierto originalmente por compañías farmacéuticas que intentaban desarrollar medicamentos similares al estrógeno

Al final resultó que, "el BPA es bastante débil para activar el receptor de estrógeno, por lo que se desechó como producto farmacéutico", dice Gore. “El BPA no es un estrógeno muy bueno, pero es un plastificante muy bueno. Así que terminó abriéndose camino hacia los plásticos"

Si sus efectos hormonales son débiles, ¿por qué es importante la exposición al BPA? 

A determinadas edades, los niños no están expuestos de forma natural a ningún estrógeno, lo que hace que incluso una pequeña cantidad de exposición sea significativa. Y con el tiempo, si está expuesto a la sustancia química día tras día, los efectos hormonales pueden acumularse, incluso en adultos.

Y se ha demostrado que el BPA abandona el plástico: un estudio de 2013 en la revista Environmental Science & Technology, por ejemplo, encontró que cuanta más agua bebían las personas de botellas de policarbonato, más altos tendían a ser sus niveles de BPA. 

El estudio se llevó a cabo durante los meses más calurosos del año, lo que llevó a los investigadores a concluir que la exposición al sol hizo que el químico se filtrara de las botellas al agua, un efecto que podría replicarse al calentar plástico potencialmente problemático en el microondas, especialmente si la comida es aceitosa o grasa, dice Halden.

“Si analizas a todos en los Estados Unidos, Canadá y la mayor parte del mundo industrializado, encontrarás BPA en algo así como el 95 por ciento de la orina de las personas, dice Schmidt. 

"El BPA tiene una vida media biológica de aproximadamente un día, lo que significa que todos estamos constantemente expuestos a él". (Ten en cuenta que los envases de plástico no son el único culpable: una fuente importante de exposición al BPA es el revestimiento epóxico de los alimentos enlatados).

Afortunadamente, el BPA se está eliminando cada vez más, lo que significa que la mayoría de los contenedores diseñados para su reutilización están libres de la sustancia química

“Si haces una prueba lo suficientemente sensible, eventualmente encontrarás algo”, dice Schmidt, lo que puede explicar, al menos en parte, por qué un estudio citado con frecuencia detectó disruptores endocrinos en cada tipo de plástico probado. 

¿Qué esta pasando? La contaminación cruzada puede ocurrir durante la fabricación, dejando incluso los envases sin BPA con rastros del material, así como otros productos químicos.

“¿Puede garantizar que no hay una sola molécula de BPA o un ftalato en algo? Probablemente no”, dice Schmidt. “Pero esa no debería ser la única preocupación. En el gran esquema de las cosas, los peligros que podrían estar potencialmente asociados con los recipientes de plástico reutilizables para alimentos pueden verse superados por otras cosas de las que tenemos que preocuparnos, por ejemplo, qué alimentos hay en esos recipientes y cuánto comemos". 

Otras Noticias