Cocina

Mote con huesillo, aprende a preparar este clásica bebida refrescante con solo 6 ingredientes

Su sabor y frescura la han convertido en una de las preparaciones más queridas y representativas de Chile.
sábado, 9 de diciembre de 2023 · 21:00

El mote con huesillo es una de las bebidas más emblemáticas de Chile, perfecta para disfrutar en los días calurosos del verano. Esta refrescante y dulce preparación, que combina el mote (trigo pelado y cocido) con los huesillos (duraznos deshidratados), es una delicia que se ha ganado un lugar especial en el corazón de los chilenos y de quienes visitan el país.

Para preparar la receta de mote con huesillo, se necesita una taza de mote, entre 8 a 12 huesillos, 200 gramos de chancaca o panela, 2 litros de agua, la cáscara de un limón y una rama de canela. El primer paso es dejar los huesillos en remojo en agua fría por aproximadamente 4 horas, o idealmente toda la noche, para que se hidraten adecuadamente.

Una vez hidratados los huesillos, se procede a cocer el mote. Si se tiene mote ya cocido, este paso de la receta se puede omitir. De lo contrario, se cocina en agua fresca durante unos 20 minutos hasta que esté suave, para luego dejarlo enfriar. Paralelamente, se hierve en una olla separada los 2 litros de agua con los huesillos ya remojados, la cáscara de limón, la canela y la chancaca. Esta mezcla se cocina a fuego medio durante 15 a 20 minutos, hasta que los huesillos estén suaves y la chancaca se haya disuelto por completo.

Una vez que el líquido de huesillo está listo y ha enfriado a temperatura ambiente, se procede a armar la bebida. En un vaso, se coloca primero una base de mote con huesillo hasta la mitad, seguido por los huesillos al gusto y se completa con el jugo preparado. El resultado es una bebida dulce, refrescante y con una textura única que invita a disfrutar de un pedazo de la tradición chilena.

El origen del mote con huesillo se remonta a la época colonial, siendo un claro ejemplo de la fusión de culturas que se dio con la llegada de los españoles a América del Sur. El mote, un alimento básico en la dieta de los pueblos originarios, y los duraznos deshidratados, introducidos por los colonizadores, se combinaron para dar vida a esta bebida que hoy es sinónimo de tradición y frescura en Chile.