Psicología

5 maneras elegantes de lograra la asertividad para que los demás te respeten como te lo mereces

Hacer que la gente te respete es fácil si aprendes a ser más asertivo mejorando tus habilidades de comunicación de la manera correcta .
jueves, 5 de mayo de 2022 · 08:46

Un concepto erróneo común es que debes actuar como una persona extrovertida es la manera para afirmarte. Sin embargo, eso no podría estar más lejos de la verdad.

Ser asertivo significa ser directos acerca de lo que se necesita, se quiere, o se siente de una manera respetuosa con las opiniones de los demás.

La asertividad es una habilidad de comunicación eficaz que puede reducir los conflictos, aumentar la confianza en uno mismo y mejorar las relaciones.

Afirmarse a sí mismo puede sentirse empoderador y liberador sin restar importancia a la dignidad de nadie ni dañar sus conexiones.

De hecho, existen algunas formas clave y sencillas de hacerte ver, escuchar y respetar todos los días. Con práctica y persistencia, puedes mejorar considerablemente la comunicación en las relaciones, así como tus interacciones y calidad de vida.

Cuando sus límites e intenciones son obvios para usted y para aquellos en su vida, obtiene una medida saludable de derecho, un factor necesario para ganar agencia y confianza.

 

5 formas (elegantes) de ser asertivo, para que la gente te brinde el respeto que mereces

1. Prioriza la claridad y comparte con intención

Afirmarte a tí mismo o misma es el acto de hacer que tus posiciones sean claras para los demás.

Quieres que te escuchen y te comprendan para que nadie pueda afirmar que no sabía o no entendía lo que querías comunicar.

Por lo tanto, para afirmarse positivamente, primero comprométete a hablar por tí, incluso si es incómodo. Luego, busca la reflexibidad y ten la mente clara con respecto al propósito de lo que deseas compartir. En otras palabras, tienes que saber lo que te importa y decirlo claramente.

Entonces, escucha activamente. A medida que compartes tus necesidades y límites , espera preguntas o rechazo de otras partes. Está bien. Simplemente escucha con respeto, escucharlos no significa que tengas que abandonar tus límites.

Si no tienes éxito, cambia a una forma de comunicación que solo enfatice tus propios puntos de vista y necesidades. La comunicación con los ojos en las declaraciones de "yo" cierra la puerta a discusiones y compromisos que no reflejan tus puntos de vista.

2. Manten la comunicación breve y con foco en el mensaje

Recuerda que te estás afirmando a ti mismo. Esto quiere decir que te estás expresando, no convenciendo a nadie de nada.

Está bien estar de acuerdo en estar en desacuerdo y atribuir consecuencias a una relación que no satisface tus necesidades. La conexión puede simplemente no ser mutuamente beneficiosa.

Para las relaciones que deseas mantener, fomenta una comunicación que mantenga los intentos de afirmarse como honesto y centrado en el presente. Manténte en calma y con relajo, y habla en un tono neutral para conectar bien con la otra persona.

3. Comunica en lugar de quejarte

La forma más efectiva de lograr el respeto y la consideración es ser un solucionador de problemas en lugar de simplemente presentar quejas.

Adopta un enfoque orientado a las soluciones para los conflictos o los problemas que deseas abordar.

Esfuérzate por ver a las demás personas como compañeros a los que esperas informar. Entonces házlo con firmeza, sin quejarte ni con un tono de animosidad.

Trata de apegarte a afirmaciones que incluyan frases como "Creo..." o "Siento..." Evita el lenguaje agresivo como "Tú siempre..." o "Tú nunca..."

Haz contacto visual con frecuencia, pero no No mires fijamente.

4. Sé valiente, no un matón

El comportamiento agresivo puede resultar de los intentos de ser asertivo si no eres cuidadoso y concentrado. Una vez más, tu objetivo es honrarse a tí mismo o misma y tu deseo de tener clara tu personalidad y recibir respeto. 

No hay que hostigar, asignar culpas, ni complacer emociones intensas o hacer que alguien haga algo que no quiera.

La asertividad es respetuosa tanto de uno mismo como de la otra persona. El respeto es clave para que las relaciones saludables funcionen.

Simplemente habla y expresa tus inquietudes según sea necesario, siempre que te sientas en la obligación de hacerlo. Haz saber a los demás que también los escucharás.

5. Practica

Practica aprender a ser más asertivo o asertiva con la mayor frecuencia posible.

Hablar claramente, ajustar tu postura y fortalecer tu apretón de manos son pequeños cambios que puede hacer para comenzar a mejorar su presencia y sentido de control.

Trabaja en tu lenguaje corporal en el espejo o con seres queridos de confianza. Grábate para ver cómo te ven los demás.

Además, puedes revisar situaciones e interacciones pasadas como lecciones de aprendizaje.

No te castigues; simplemente explora cómo podrías prepararte para situaciones similares en el futuro.

Ser asertivo es una habilidad que requiere tiempo y repetición para sentirse cómodo. Quédate con él y, con el tiempo, ganarás más confianza.