Psicología

5 señales de que involuntariamente estás viviendo una vida tóxica

A veces puede ser bastante difícil detectar a una persona tóxica cuando estás siendo víctima de sus manipulaciones y actos crueles. Sin embargo, es aún más difícil identificar cuando uno está desarrollando este tipo de comportamiento y reconocerlo.
martes, 7 de septiembre de 2021 · 15:04

Estos son los signos reveladores de la toxicidad detectada:

1. Tu pareja siempre te menosprecia

Ninguna relación es perfecta en absoluto. Tampoco espero florecer en amor, regalos y alabanzas 24 horas al día, 7 días a la semana.

Sin embargo, es extremadamente importante que tu pareja te apoye en todo lo que hagas, especialmente si es algo que te apasiona. Si usa palabras como "nunca podrás hacer eso" o "estás siendo poco realista" cuando tu corazón está en ello, deshazte de ese tipo de personas.

No mereces que te traten de esta manera, ya que hay mucha gente en el mundo que estaría muy dispuesta a hacer cualquier cosa para apoyarte cuando más lo necesites.

Muchas veces las parejas intentan mermar tu autoestima para que generes dependencia. No caigas en el juego. Tú puedes hacer lo que se te antoje, así lo dejes todo a medio camino. Eso no importa. Lo que importa es que adquieras experiencia y aprendizaje. Que descubras el mundo en la medida de tus posibilidades porque de lo contrario ¿Cómo piensas descubrir lo que te apasiona, sino es probando?

2. Quieres enorgullecer a tus padres

Si tus padres son conservadores, crecer puede ser muy difícil si tienes una mente propia.

Es posible que quieran que sigas la misma ruta profesional que ellos, o pueden tener expectativas de que hagas algo en lo que eres bueno pero que no necesariamente disfrutas.

Crecí con padres bastante tradicionales y muchas veces me sentí obligada a cumplir con sus expectativas mientras "vivía bajo su techo". La verdad es que necesité por años que mis padres tomaran en consideración mis decisiones y se centraran más en mi bienestar en lugar de dejarme sintiéndome con una sensación de fracaso y completamente perdida.

Ten paciencia con ellos. Pueden estar atrapados en una cierta mentalidad, pero eso no significa que tengas que pelear con ellos hasta que te vayas de casa.

Si no puede hacerles entender, se firme y defiende tu posición porque tienes todo el derecho de elegir tu vida y no vivir la de ellos.

3. Tu mejor amigo te tiene celos

Este puede ser un poco más complicado de detectar, especialmente si todavía tienes poco más de 20 años o menos.

Es posible que notes que tus amigos parecen menospreciarte sin que te des cuenta. 

Es difícil salir de las amistades tóxicas porque tienes mucho en común y cuando lo pasas bien, son geniales, pero a veces son un poco controladoras, especialmente cuando sales con otras personas al mismo tiempo que ellos.

Tu mejor amigo debería poder animarte, no contarle a todo el mundo tus secretos o tratar de eclipsarte en las apariencias en una salida nocturna.

Los amigos siempre te protegen, pero tienes que aprender la diferencia entre los amigos que te respaldan y los amigos que no.

Una amistad tóxica es aquella que te pondrá en el aprieto de elegir entre una y otra persona (elige a la otra inmediatamente. Un amigo jamás debiera controlar con quien te juntas ni ponerte en el feroz aprieto de elegir entre tus afectos.); se burlará o criticará constantemente algo en tu apariencia: tu pelo rizado, tu nariz, tus orejas, etc. Lo que pretenden con esto es ocasionar inseguridades y menoscabar tu autoestima. 

Una amistad tóxica te pondrá en peligro constantemente y te va a desafiar para que hagas cosas o te pongas en situaciones que te podrán ocasionar problemas. Una amistad tóxica es la que te conduce de cabeza a las adicciones y a las conductas riesgosas porque quieren verte caer. Un verdadero amigo te va a defender y buscará tu bienestar y seguridad. No esperes nada menos.

Una amistad tóxica es aquella que demanda todo tu tiempo y que exige que hagas favores, pero que cuando tú necesitas algo, jamás estará para ti.

4. Te pierdes con otras personas

¿Alguna vez has tenido a alguien en tu vida que te absorbió tanto que casi destruye tu verdadera personalidad?

Te encontrarás imitando sus formas de hablar y moverte, su ropa, accesorios y su comportamiento. Incluso sus gustos. Esto tiende a suceder cuando ambas partes crean una relación de codependencia de forma tóxica. Uno por dominancia y el otro por problemas de apego e inseguridad.

Fui culpable de esto en el pasado, especialmente cuando sufría problemas de inseguridad. Tendía a enmascarar mi verdadera identidad para encajar con la gente y gustarles.

Un verdadero amigo o compañero debe poder sacar lo mejor de ti, debes sentirte cómodo convirtiéndote en tu propia persona. No sigas su sombra, te comerá.

5. Tu entorno no es saludable

Además de las personas tóxicas, las situaciones de vida también pueden afectar la salud mental. Si todavía vives en casa pero odias el lugar donde estás, recuerda que tu situación no se quedará así para siempre.

Si te has mudado recientemente y no sientes satisfacción con tu entorno, cambia nuevamente. No pasa nada.

Identifica el problema. ¿Eres tú de quien no estás satisfecho o el departamento o la casa en la que vives?

Piensa detenidamente antes de tomar decisiones apresuradas. Tu vida entera estará llena de desafíos. 

Conocerás a personas que que en realidad no están destinadas a permanecer en tu vida. No trates de forzar la duración de las relaciones (románticas o de amistad) porque la mayoría de la gente está sólo de paso por tu vida.

La vida es más fácil cuando puedes diferenciar entre los dos tipos de personas que te rodean: Los perennes y los pasajeros.

No permitas que nadie te engañe o te manipule. Eres tu propia persona y eres lo máximo tal como eres. No permitas que otros afecten tu personalidad.