Salud Mental

2 cosas cotidianas que te impiden ser verdaderamente feliz

El placer permanente, deja de operar como recompensa y nos causa aburrimiento, lo que conduce al nihilismo y la depresión. Por otra parte, tenemos las carencias y el dolor. Como un péndulo, nos movemos de un extremo al otro, pero hay una salida y tiene que ver con la creación de "riqueza interior".
jueves, 12 de agosto de 2021 · 12:11

No mucha gente miró a Arthur Schopenhauer durante su vida, pero su pensamiento sobre la naturaleza humana ha influido profundamente en una larga lista de escritores y filósofos posteriores.

Fue uno de los primeros pensadores occidentales importantes en incorporar aspectos de la filosofía oriental en su trabajo, excepto que muchas de sus conclusiones fueron en general un poco más pesimistas.

Vio la realidad impulsada por una voluntad ciega que se manifestaba en los humanos como deseos ilógicos y sin sentido.

Para él, la única salida era a través de una especie de ascetismo, donde gran parte de nuestros placeres materiales se entregan para luchar contra esta voluntad irracional.

La mayor crítica de Schopenhauer es de hecho esta visión derrotista, una que no intentó lograr un equilibrio.

Arthur Schopenhauer

No obstante, está claro que había pensado profundamente sobre estos temas, e incluso si sus conclusiones fueron insatisfactorias, todavía había algo de verdad en ellas.

En su ensayo La sabiduría de la vida, hizo algo diferente a él. Se desvió de su pesimismo y trató de delinear lo que se necesitaría para vivir una vida feliz en este mundo tal como es. Al hacerlo, señaló con perspicacia una de las principales luchas de nuestra existencia que no nos hacen felices:

“La encuesta más general nos muestra que los dos enemigos de la felicidad humana son el dolor y el aburrimiento.

Podemos ir más allá y decir que en la medida en que tengamos la suerte de alejarnos de uno, nos acercaremos al otro. La vida presenta, de hecho, una oscilación más o menos violenta entre los dos.

La razón de esto es que cada uno de estos dos polos se encuentra en un doble antagonismo con el otro, externo u objetivo, e interno o subjetivo.

Los entornos necesitados y la pobreza producen dolor; mientras que, si un hombre está más que acomodado, se aburre.

En consecuencia, mientras las clases bajas están comprometidas en una lucha incesante con la necesidad, en otras palabras, con el dolor, las altas llevan una batalla constante y, a menudo, desesperada con el aburrimiento".

Atrapado en el eje placer / dolor

La psicología y la neurociencia tradicionales han asumido que los seres humanos tenemos vías biológicas innatas incrustadas en nosotros por la evolución, expresadas como sentimientos como la ira y la alegría.

Este razonamiento sostiene que las emociones son universales y específicas y que podemos trazarlas si estudiamos el cuerpo humano con detenimiento en una variedad de culturas y entornos.

Esta visión está tan profundamente arraigada en la cultura popular que la mayoría de nosotros también argumentaría que hay algo específico como la ira y la alegría que podemos identificar en otros en diferentes momentos.

La teoría de las emociones construidas, sin embargo, sostiene lo contrario.

Si bien, sí, experimentamos algo que identificamos aproximadamente como ira, no existe de la manera concreta y específica que creemos que existe. Es una mezcla compleja y resumida de todo lo que sucede en nuestro cuerpo en un momento particular (para orientarnos), y varía de una instancia a otra.

Según esta visión, lo único que existe es el eje placer / dolor, que sirve para absorber información tanto de nuestro cuerpo como de nuestro entorno para dar una idea aproximada de lo que necesitamos.

Dentro de este eje, experimentamos el afecto, una realidad consciente en constante cambio.

Todo lo demás, en particular la emoción y la cognición, solo existe porque creamos distinciones lingüísticas entre ellos. La ira es solo ira porque colectivamente la llamamos ira.

Lo interesante es que Schopenhauer va un paso más allá con su distinción de dolor y aburrimiento.

Si bien el dolor puede ser constante y omnipresente (es una llamada a la acción, por lo que si no respondes a él, persiste), el placer (o una sensación de bienestar similar) no lo es y se convierte en aburrimiento si tienes todo lo que necesitas (si no fuera así, la supervivencia estaría fuera de discusión).

En cierto modo, como señala Schopenhauer, estamos esencialmente atrapados en esta fluctuación. Si nos alejamos de uno, nos movemos hacia el otro y ninguno de los dos proporciona ninguna satisfacción a largo plazo.

Ahora, es fácil ver cómo el dolor no es bienvenido, pero el aburrimiento existencial profundo puede ser igualmente tortuoso. En algunos casos, quizás incluso más, ya que conduce al nihilismo y la depresión.

Todavía tenemos muchas dudas sobre cómo experimentamos nuestra realidad consciente, pero el hecho de que vivimos dentro del eje placer / dolor parece casi seguro.

Cultivar una conexión cuerpo / mente

Para resolver este problema, Schopenhauer sugiere que dejemos atrás nuestras preocupaciones por el mundo que nos rodea y, en cambio, nos retiremos al mundo del pensamiento y creemos riqueza interior.

Bueno, no sugiere necesariamente que el dolor físico pueda escaparse de la mente, pero sí argumenta que podemos romper las cadenas del aburrimiento, al menos, con el pensamiento.

Al ignorar el mundo externo y las asociaciones que tenemos en él con el placer y el dolor, argumenta que de alguna manera podemos dejar atrás este eje de placer / dolor por completo dentro de la mente. Y aquí, quizás, es donde Schopenhauer suena mejor en el papel que en la vida real.

Si la teoría de las emociones construidas es correcta, entonces no hay realmente una distinción clara donde el pensamiento vive de alguna manera fuera del eje placer / dolor. Todo es una cara de la misma moneda.

De hecho, sin embargo, en algunos casos de aburrimiento y dolor, no hacen más que aumentar lo que causa insatisfacción. Muy a menudo, no es tan simple como pensar en otra cosa para alejarse de lo que uno no quiere enfrentar.

No siempre tenemos control sobre eso.

Una mejor solución, tal vez, es crear riqueza interior cultivando una conexión mente / cuerpo más holística, donde prestas tanta atención al cuerpo como a tus pensamientos.

En muchos casos de dolor y aburrimiento, cuando el pensamiento aumenta la insatisfacción, observando el cuerpo y las sensaciones en él, sin apegarse a ellos como lo hace el pensamiento, puedes ver la naturaleza cambiante del efecto que estás experimentando. .

Muy pocas personas pasan tiempo conscientemente en su cuerpo, experimentando movimientos y sentimientos que surgen, pero cuando se hace con intención, puede ser tan terapéutico como un escape mental.

Te recuerda que hay más en lo que experimentas a diario que lo que sea que hierva a la superficie.

Por defecto, no pensamos en estar en nuestro cuerpo porque hemos automatizado las partes de nuestra conciencia que le prestan atención conscientemente, y es precisamente por eso que ponernos en contacto con esa conciencia puede apuntarnos en una nueva dirección.

Los problemas del dolor y el aburrimiento no se pueden resolver retirándonos a uno u otro, ya sea en el pensamiento (subjetivo, interno) o en el cuerpo (objetivo, externo), sino que tienen que trabajar juntos.

En resumen

Independientemente de si Schopenhauer tenía razón en todo, es difícil no respetar su coraje al tratar de ver la realidad como lo que es en lugar de conformarse con un idealismo infundado.

Toda su filosofía funciona de una manera bastante coherente, y gran parte de ella es lo suficientemente comprensible como para aplicarla a nuestra vida cotidiana de una manera que aclare algunas de las aguas más turbias.

La principal lucha vivida en la condición humana, identificada por Schopenhauer, dice algo que la biología moderna conoce desde Darwin y va un paso más allá: vivimos en el eje placer / dolor, sí, pero el placer sostenido casi siempre conduce al aburrimiento.

El dolor nos da información de que algo anda mal y tenemos que arreglarlo, y alguna forma tiende a persistir hasta que se resuelve el problema.

El placer, por otro lado, es una recompensa, pero si la recompensa está presente continuamente, deja de ser gratificante, lo que lleva a un cierto embotamiento.

Si bien hay formas de escapar de esta torpeza retirándose a la mente y al pensamiento intelectual, no podemos romper por completo el vínculo entre la experiencia y el eje placer / dolor.

Para equilibrar el efecto siempre cambiante con el que vivimos, de una manera saludable, necesitamos desarrollar una conexión mente / cuerpo, una que incorpore de manera integral los dos para gestionar el cambio.

Al observar y prestar atención a nuestro cuerpo, fuera de los límites del pensamiento, podemos traer a primer plano los sentimientos y sensaciones que están enmascarados por una mente desatendida.

Cuando se dice, es bastante evidente que la mente y el cuerpo trabajan juntos, que tienen un circuito de retroalimentación que los conecta, pero en realidad, a menudo ignoramos esto bajo nuestro propio riesgo.

La insatisfacción existe, pero la forma en que la manejamos marca la diferencia.

Otras Noticias