Astrología

La dura verdad sobre amar a un Aries

Aries es un alma joven e impulsiva y, por ello, tienen una energía desbordante que a veces los lleva a caer en la ansiedad y la crueldad.
domingo, 30 de mayo de 2021 · 14:41

Aries es un gran dolor de cabeza. Pueden ser divertidos, juguetones, motivados, infernales, una fiesta, el músculo cuando necesitas refuerzos en una pelea, pero eso no cambia el hecho de que podrías ser víctima de su gran impulsividad.

Las mentes de Aries son demasiado jodidamente rápidas para ti. Demasiado rápides. Es posible que escuchen atentamente lo que dices, pero hay miles de cosas más sucediendo en esa cabeza al mismo tiempo.

Los Aries son a menudo los que de repente explotan en medio de una conversación con una idea asombrosa. Eso ocurre porque tienen la facultad de compartimentar sus pensamientos mientras ocurren de forma simultánea, mientras conversabas.

Lamentablemente Aries puede tomar malas decisiones, así como caer rápidamente en alguna adicción: al ejercicio, al poder, a la aclamación, al sexo, la comida, el alcohol, etc . cuando sus vidas no son como esperaban ya que son muy intensos y ansiosos.

¡Los Aries son competitivos! Muchos se encuentran entre los peores perdedores del zodíaco (a menos que su signo ascendente sea Cáncer,  entonces son perdedores educados y serenos) y siempre buscarán una revancha.

A Aries le encantan los besos y los masajes en la cabeza. Tocar los labios ligeramente, jugar con el cabello y las orejas provocará una reacción con la mayoría de los Aries. 

Cuando no tienen poder en o sobre sus propias vidas / situaciones, se vuelven casi intolerables para estar en su compañía. Se deprimen, se quejan y alegan un montón.

Otra verdad de Aries es que son tremendamente cobardes cuando se trata de enfermedades, especialmente de la variedad de dolor de cabeza / fiebre.

Sin embargo, son MUY temerarios en otros aspectos, sobre todo si hay más gente y el asunto se torna competitivo.

Son independientes. Si te aferras demasiado, te alejarán. Aman la libertad y el tiempo a solas a veces.

Jamás le digas a un Aries qué hacer. Nunca. Puedes preguntar amablemente, hacerles saber cuánto los aprecias, ofrecerte a construir un santuario en su honor, halagarlos sin cesar antes de preguntarles, pero en el segundo que adoptes un tono autoritario, comenzarán una revolución para derrocarte.

Aries es extremadamente anti-autoridad. Respetarán e irán a la guerra por alguien en el poder, siempre y cuando se lo merezca y se gane respeto, pero en el segundo en que abuses del poder, corres el peligro de ser aplastado por el ejército de un hombre / mujer que es un Aries oprimido.

Son contundentes. Y son dolorosamente francos. No necesitan levantar la voz para hacerte llorar. Cuando tienen un pensamiento u opinión, cuando actúas como un imbécil, cuando alguien está siendo grosero o intolerable con ellos o con un amigo, no tendrán reparos para hacer llorar a alguien.

Sin embargo, a pesar de todas estas cosas, una de las mayores virtudes de Aries es que son imparables. Esto puede ser maravilloso si quieres que alcancen sus objetivos, pero si te estorbas, es posible que te pisoteen.

Otras Noticias