Salud Mental

7 formas de practicar la atención plena y lo que puede hacer por ti

La atención plena puede ser lo que siempre has estado buscando.
miércoles, 1 de septiembre de 2021 · 00:14

¿Sientes que las condiciones del mundo te abruman? ¿O tal vez te sientes insensible por todo lo que la vida te pide últimamente? ¿O tal vez no puede ver más allá de tu ansiedad por el futuro?

Todos hemos estado allí. Aunque sientas soledad en estos momentos, créeme cuando te digo que esos momentos de oscuridad los tocamos todos en algún momento.

Pero, ¿qué puedes hacer cuando la vida está tomando las decisiones y estás luchando por mantener el ritmo mental y físicamente?

Bueno, existe esta pequeña cosa llamada atención plena que puede ayudarte a encontrar tu equilibrio nuevamente.

¿Qué es la atención plena?

Ahora podrías estar pensando: “¿No es la atención plena solo meditación? Eso no es realmente lo mío.

Si bien la meditación es una forma de practicar la atención plena, no es la única. La atención plena es en realidad solo estar presente. Está viviendo el momento ahora mismo. No se centra en el pasado ni en el futuro. Solo se necesita tiempo para comprobar contigo mismo y prestar atención a tus pensamientos, sentimientos, sentidos y aceptar lo que sea que estés experimentando en este momento.

¿Qué puede hacer la atención plena por ti?

La atención plena ofrece infinitos beneficios para tu salud mental, emocional y física. De hecho, se ha demostrado clínicamente que practicarla con regularidad logra lo siguiente:

• Reducir el estrés
• Equilibrar las emociones
• Reducir la ansiedad y los síntomas de los trastornos de ansiedad
• Mejorar el sueño
• Reducir la presión arterial 

• Reducir el dolor crónico
• Tratar la depresión
• Prevenir los signos del envejecimiento
• Mejorar la función cerebral
• Romper los malos hábitos
• Combatir las adicciones
• Promover una vida más satisfactoria y una vida mas feliz

La atención plena tiene un gran impacto cuando se trata de mejorar tu vida. Y lo mejor es que se puede practicar en cualquier lugar y en cualquier momento. 

Aquí te dejamos 7 formas fáciles de comenzar:

1. Haz una pausa antes de actuar

¿Cuándo fue la última vez que te diste tiempo para quedarte quiete? Tómate unos momentos de pausa todos los días. Haz una pausa y observa cómo se siente tu cuerpo antes de comenzar el día de trabajo, o tómate un momento para sentarte sin distracciones ni sonidos externosEstos pequeños momentos de pausa pueden beneficiar tu mente en este mundo vertiginoso.

2. Observa tu respiración

Si te sientes abrumade, tómate 5 minutos para hacer este ejercicio: siéntate o párate en una posición cómoda, cierra los ojos y luego coloca tu mano sobre el estómago. Inhala lentamente por la nariz, concentrando la respiración en los músculos abdominales. Tu abdomen debe elevarse al inhalar. Ahora exhala lentamente por la boca mientras tu vientre se desinfla y se aplana nuevamente. Solo unos minutos de esta práctica al día pueden reducir la ansiedad.

3. Sienta las sensaciones

Ya sea que estés tomando desayuno, conduciendo bajo la lluvia o caminando junto a un arbusto de lavanda, aprovecha estos momentos para concentrarte en tus cinco sentidos. Saborea el dulce sabor del manjar en tus panqueques, escucha el golpeteo de las gotas de lluvia en tu parabrisas o siente los rayos de sol quemando tu piel y disfruta del fresco olor de la primavera. Prestar atención a lo que oyes, ves, hueles, saboreas y sientes puede ayudarte a conectarte con el momento presente y a obtener una apreciación mucho mayor del extraordinario regalo de tu cuerpo y del mundo que te rodea.

4.Haga conscientemente las tareas mediocres

¿Sabías que cosas como dar un paseo, ducharte, quitar el polvo de la casa o incluso lavar los platos pueden ser una experiencia consciente? Dondequiera que te encuentres, tómate un tiempo para prestar atención a su entorno. Huele el lavalozas con el que estás lavando los platos, presta atención a cómo tu cuerpo se relaja bajo el agua tibia o cómo el agua fría corre por tus manos, escucha el canto de los pájaros mientras paseas al perro. En lugar de vivir la vida automáticamente como un robot, haz que tu día sea significativo.

5. Estar presente con los demás

¿Con qué frecuencia envías mensajes de texto o piensas en lo que necesitas comprar en el supermercado cuando alguien está tratando de tener una conversación contigo? La próxima vez que hables con un amigo o incluso con un extraño, está completamente presente con ellos. Observa su color de ojos, el sonido de su voz y la forma en que se expresan ¿Hablan con las manos? ¿Sonríen mucho? A menudo escuchamos lo que dice la gente, pero no estamos completamente presentes con ellos. Pruébalo y ve cuán profunda es la conexión que sientes con los que te rodean.

6. Nombra tus emociones

En cualquier momento del día, presta atención a las emociones que van y vienen y dale un nombre a lo que estás sintiendo. No es necesario que los comprendas por completo, pero solo notarlos y darles un nombre puede ayudarlo a aceptarlos, procesarlos y dejarlos ir.

7. Prueba una aplicación

Si te resulta difícil recordarte a ti misme que debes practicar la atención plena, o si deseas más ideas de atención plena que se adapten a tu estilo de vida único, hay cientos de recursos útiles que puede llevar en tu bolsillo. Puedes encontrar aplicaciones de atención plena para tu teléfono que pueden ayudar a comenzar y mantener esta forma de vida más tranquila y significativa. Mira estas aplicaciones:

• Espacio de cabeza
• Tranquilo
• 10% más feliz
• Respira

La mejor parte de la atención plena es que cualquiera puede hacerlo. Si estás buscando una manera fácil de sentirte más tranquile, a gusto y contente con todo lo que la vida tiene para ofrecer, prueba la atención plena. Seguro te preguntarás por qué esperaste tanto para comenzar.