Salud Mental

¿Cómo perdonarse uno mismo? 12 consejos que puedes probar

Hacer las paces y avanzar es a menudo más fácil decirlo que hacerlo. Ser capaz de perdonarte a ti mismo requiere empatía, compasión, amabilidad y comprensión. También requiere que aceptes que el perdón es una elección.
sábado, 1 de agosto de 2020 · 16:23

Ya sea que estés tratando de resolver un error menor o uno que afecte todas las áreas de tu vida, los pasos que debes seguir para perdonarte a ti mismo se verán y sentirán igual.

Todos cometemos errores a veces. Como humanos, somos imperfectos. El truco, dice Arlene B. Englander , es aprender y seguir adelante con nuestros errores. Por doloroso e incómodo que pueda parecer, hay cosas en la vida por las que vale la pena soportar el dolor para seguir adelante, y perdonarte a ti mism@ es una de ellas.

Aquí hay 12 consejos que puedes probar la próxima vez que quieras perdonarte.

1. Céntrate en tus emociones

Uno de los primeros pasos para aprender a perdonarte es concentrarte en tus emociones. Antes de que puedas avanzar, necesitas reconoce y procesa tus emociones. Date permiso para reconocer y aceptar los sentimientos que se han desencadenado en ti y darles la bienvenida.

2. Reconoce el error en voz alta.

Si cometes un error y continúas luchando para dejarlo ir, reconoce en voz alta lo que aprendiste del error, dice Jordan Pickell.

Cuando le das voz a los pensamientos en tu cabeza y a las emociones en tu corazón, puedes liberarte de algunas de las cargas. También imprime en tu mente lo que aprendiste de sus acciones y consecuencias.

3. Piensa en cada error como una experiencia de aprendizaje.

Englander dice que pienses en cada "error" como una experiencia de aprendizaje que tiene la clave para avanzar más rápido y de manera más consistente en el futuro.

Recordarnos que hicimos lo mejor que pudimos con las herramientas y el conocimiento que teníamos en ese momento, nos ayudará a perdonarnos y avanzar.

4. Date permiso para poner este proceso en espera

Si cometes un error pero te resulta difícil olvidarlo, Pickell dice que visualices tus pensamientos y sentimientos sobre el error al ingresar a un recipiente, como un tarro o una caja de albañil.

Luego, dite a ti mism@ que estás dejando esto de lado por ahora y volverás a ello siempre y cuando te beneficie.

5. Ten una conversación con tu crítico interno

Escribir un diario puede ayudarte a comprender a tu crítico interno y desarrollar la autocompasión. Pickell dice que una cosa que puedes hacer es escribir una "conversación" entre tú y tu crític@ intern@. Esto puede ayudarte a identificar patrones de pensamiento que están saboteando tu capacidad de perdonarte a ti mism@.

También puedes usar el tiempo de diario para hacer una lista de las cualidades que te gustan de ti, incluidas tus fortalezas y habilidades. Esto puede ayudar a aumentar tu autoconfianza cuando te sientes deprimid@ por un error que cometiste.

6. Aviso cuando estás siendo autocrític@

Somos nuestros peores críticos, ¿verdad? Es por eso que Pickell dice que un consejo de acción importante es notar cuándo entra esa voz áspera y luego anotarla. Puede que te sorprenda lo que tu crítico interno realmente te dice.

7. Calma los mensajes negativos de tu crítico interno

A veces puede ser difícil reconocer los pensamientos que se interponen en el camino del perdón. Si estás luchando por resolver tu crítica interna, Pickell sugiere este ejercicio:

En un lado de una hoja de papel, escribe lo que dice tu crítico interno (que tiende a ser crítico e irracional).

En el otro lado del papel, escribe una respuesta autocompasiva y racional para cada cosa que escribiste en el otro lado del papel.

8. Deja en claro lo que quieres

Si el error que cometiste lastimó a otra persona, debes determinar el mejor curso de acción. ¿Quieres hablar con esta persona y disculparte? ¿Es importante reconciliarse con ellos y hacer las paces?

Si no sabes qué hacer, puedes considerar hacer las paces. Esto va más allá de pedirle perdón a una persona que lastimaste. En cambio, trate de corregir el error que has cometido. Un estudio encontró que perdonarnos a nosotros mismos por lastimar a otro es más fácil si primero hacemos las paces.

9. Toma tu propio consejo

A menudo, es más fácil decirle a otra persona qué hacer antes que seguir nuestro propio consejo. Heidi McBain, terapeuta licenciada en matrimonio y familia, dice: pregúntate qué le dirías a tu mejor amigo si compartieran este error? y luego, toma tu propio consejo.

Si tienes dificultades para resolver esto en tu cabeza, puede ser útil jugar con tu amig@ supuest@. Pídele a alguien de confianza que asuma tu error. Te dirán lo que sucedió y cómo luchan por perdonarse a sí mismos. Usa esa instancia para aconsejar a dicha persona y decirle cómo seguir adelante. Luego, usa esos mismos argumentos para decírtelos a ti.

10. Deja de parecer disco rayado

Es naturaleza humana gastar tiempo y energía en reproducir nuestros errores. Si bien un poco de procesamiento es importante, repasar lo que sucedió una y otra vez no te permitirá tomar los pasos adecuados para perdonarte.

Cuando te encuentres tocando la cinta "Soy una persona horrible", detente y concéntrate en un paso de acción positiva. Por ejemplo, en lugar de reproducir la cinta, respira profundamente tres veces o sale a caminar.

Interrumpir el patrón de pensamiento puede ayudarte a alejarte de la experiencia negativa. Reduce el estrés y la ansiedad

11. Mostrar amabilidad y compasión

Si tu primera respuesta a una situación negativa es criticarte a ti mismo, es hora de mostrarte algo de amabilidad y compasión. La única forma de comenzar el viaje al perdón es ser amable y compasivo contigo mismo.

Esto requiere tiempo, paciencia y un recordatorio de que eres dign@ de perdón.

12. Busca ayuda profesional

Si estás luchando por perdonarte a ti mism@, puedes beneficiarte de hablar con un profesional. McBain recomienda hablar con un consejero que pueda ayudarte a aprender cómo romper estos patrones poco saludables en tu vida y aprender formas nuevas y más saludables de lidiar con los errores.

Tarea para la casa:

El perdón es importante para el proceso de curación, ya que te permite dejar de lado la ira, la culpa, la vergüenza, la tristeza o cualquier otro sentimiento que puedas experimentar, y seguir adelante.

Una vez que identifiques lo que sientes, dale voz y acepta que los errores son inevitables. Comenzarás a ver cuán liberador puede ser el perdón.