Salud

Bajar de peso tomando vino ¿se puede?

¿Beber vino puede ayudar a apoyar la pérdida de peso? Echamos un vistazo a lo que la investigación tiene que decir al respecto.
jueves, 30 de julio de 2020 · 12:45

Probablemente hayas visto en varias oportunidades que beber vino puede ayudar a promover la pérdida de peso.
Si estamos siendo honestos, suena demasiado bueno para ser verdad.

Pero por muy incrédulo que puedas parecer, hay verdad en las afirmaciones.

 

Desbloqueando los secretos de la uva
 

Pixabay

Los beneficios para la salud -a menudo atribuidos al vino tinto- se cree que son el resultado del resveratrol. Este compuesto fenólico se encuentra en las pieles de uva, así como en el maní y otras frutas como las frambuesas y los arándanos.

Este compuesto, ha sido objeto de mucha emoción en las comunidades científicas y de salud.

Si bien se necesita más investigación (particularmente con sujetos humanos), varios estudios han indicado que el resveratrol tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias lo que puede ayudar con todo, desde enfermedades cardíacas y cáncer hasta obesidad y pérdida de peso.

Es importante destacar que el resveratrol generalmente se encuentra en el vino tinto, no blanco.

 

Vino tinto v/s grasa corporal

Pixabay

Un estudio indicó que el resveratrol ayuda a convertir la grasa blanca, que almacena energía, en grasa café, que quema calorías para ayudarnos a mantener el calor y puede conducir a un aumento de peso general menor. ¿El problema? El estudio se realizó en ratones. De todos modos, las implicaciones son emocionantes. Es suficiente para hacernos querer servirnos una copa de vino con la cena. Ya sabes, por si acaso.

¿cómo sabemos si una copa de vino puede ayudar a perder peso?

El vino, y de hecho la mayoría del alcohol, actúa como un supresor del apetito. Si bebes un vaso de vino con tu comida, puedes disminuir tus niveles generales de hambre y provocar que comas una porción más pequeña de alimentos y, por lo tanto, consumas menos calorías en general.

El vino también ayuda con la digestión.

El vino tinto, en particular, es pensado como una bendición para las bacterias 'buenas' que se encuentran en tu tracto digestivo y que se dedican a descomponer los alimentos.

 

Vino y pérdida de peso: la realidad

La Universidad de Alberta (Canadá) fue la encargada de llevar a cabo este estudio en el que se descubrió que el vino tinto contiene una sustancia llamada resveratrol que nos puede aportar beneficios similares a los que nos proporciona hacer una hora de entrenamiento en el gimnasio o al aire libre.

Beber una copa de vino tinto por día es bueno para el corazón. Eso se sabía hasta el momento. Pero ahora tenemos que sumar otros aspectos a la lista. Con esta bebida podemos:

Mejorar el rendimiento físico

Tener más fuerza muscular

Regular la circulación de la sangre hacia el corazón

El Journal of Physiology publicó este estudio donde también se manifestó que el resveratrol puede ser el sustituto del ejercicio físico para ciertas personas. El investigador principal, Jason Dyck, indicó que la medida justa es una copa con la cena.

Claro, porque tampoco es cuestión de exagerar el consumo argumentando “que es bueno para la salud y me salva de ir al gimnasio”.

Si bien algunos de los compuestos fenólicos en el vino pueden ayudar a perder peso, hay un hecho esencial que nunca olvidará. Si bien el vino no contiene grasa, si consume más calorías de las que quema, no perderá peso.

Aquí hay un par de cosas a tener en cuenta cuando eliges vino mientras estás a dieta:

Pixabay
  • El vino blanco y el rosado tienen menos calorías que los vinos tintos.
  • Si estás observando tu consumo de calorías, evita los vinos de postre como Oporto, Sauternes y Rieslings completamente dulces.
  • Por lo general, cuanto mayor sea el alcohol por volumen (ABV), más calorías habrá en tu vino. Sin embargo, algunos vinos con bajo contenido de alcohol pueden ser muy ricos en calorías debido al hecho de que pueden tener un mayor contenido de azúcar. Verifica la etiqueta antes de comprar.
  • Mide tus consumos. De esta manera, puedes realizar un seguimiento de la cantidad de vino que consumes y ver tu recuento de calorías. Para obtener los beneficios que se encuentran en el vino, sin exagerar, cumple con un consumo de una copa.
  • Si te preocupa desperdiciar vino, invierte en un sistema de conservación de vino para mantener tu botella fresca o compra medias más pequeñas.
  • Aunque hay muchos titulares que indican que "beber dos vasos de vino tinto antes de acostarte puede ayudarte a perder peso", ese no es el mejor consejo. Disfruta de un vino con una comida y permite que tu cuerpo tenga tiempo para digerir el contenido de tu estómago antes de irte a la cama.
  • Como siempre, es bueno practicar la moderación a la hora de disfrutar de una copa de vino durante la semana.
  • La cantidad de calorías varía según el vino. 

 

Cómo aprovechar al máximo una copa de vino
 

Para cosechar los posibles efectos de pérdida de peso del vino, quédate con una o dos copas como máximo, y mantén una dieta saludable y equilibrada. Tampoco puedes olvidarte del ejercicio.

En lugar de abrir una botella de cerveza o tomar un cóctel afrutado, opta por una copa de vino.

Si le gusta disfrutar ocasionalmente de una bebida para adultos, el vino, independientemente de su color, tiene menos calorías que la cerveza o los cócteles azucarados, así como el beneficio adicional de antioxidantes como el resveratrol, del que te hablamos anteriormente.

Simplemente no vayas desbordándote por la vida y bajando un plato de queso cada vez que alcances una copa de Cabernet.