Hermoso

Los perros sienten y buscan aliviar el dolor humano

El Departamento de Psicología de la Universidad Goldsmith de Londres realizó un estudio que sugiere que los perros pueden sentir el dolor de los seres humanosy su forma de reaccionar es intentar reconfortarnos.
domingo, 21 de junio de 2020 · 20:36

Muchas veces tendemos a humanizar a nuestras mascotas. Les ponemos voces, decimos que "seguramente pensó" tal o cual cosa, que nos echó de menos, que se siente sola, o que está feliz. Hay personas que llegan aún más lejos y compran toda clase de artículos para perros, incluso zapatos, llevando la tenencia responsable a niveles incluso preocupantes. Pero esa idea de que los perros tienen un "sexto sentido" respecto de nuestros estados de ánimo, al parecer, podría confirmarse por un estudio exploratorio que se realizó en 2012.

Según explican los científicos, "La empatía cubre una variedad de fenómenos, desde la empatía cognitiva que implica la metarepresentación hasta el contagio emocional derivado de reflejos activados automáticamente."

La publicación científica señala que:

Los perros se orientan hacia su dueño o un extraño con más frecuencia cuando la persona finge llorar que cuando hablaba o tarareaba. Los observadores, sin darse cuenta de las hipótesis experimentales y la condición bajo la cual los perros respondían, clasificaron con mayor frecuencia los enfoques de los perros como sumisos en lugar de alertas, juguetones o tranquilos durante la condición de llanto. Cuando el extraño fingió llorar, en lugar de acercarse a su fuente habitual de consuelo, su dueño, los perros olisquearon, acariciaron y lamieron al extraño.

El estudio efectuado en la Universidad londinense de Goldmsith se ejecutó con 18 perros en diferentes situaciones, tanto con sus dueños como con extraños, en las que los voluntarios fingieron llorar, tararear, susurrar y hablar.  Los sujetos de estudio, en este caso, los perros, repetidamente se acercaron a estas personas que simularon el llanto, con la clara intención de establecer contacto físico.

Otro estudio realizado en 2014, señaló que los perros aumentaban su nivel de cortisol ante el estímulo de escuchar el llanto de un bebé humano, reaccionando con lo que se llama "empatía de bajo nivel". 75 perros fueron sometidos a este estímulo y la respuesta corporal de los canes cambiaba drásticamente al bajar sus orejas y meter la cola entre las piernas, junto a una combinación única de alerta y comportamiento sumiso luego de escuchar el llanto.

Curiosamente, según otro estudio realizado por científicos, las personas también sentimos mucha empatía por estos animales y se ha demostrado que somos capaces de empatizar incluso más con los cuadrúpedos que con otros seres humanos.

Así que podríamos decir que la relación entre humanos y perros es una buena y recíproca alianza, sobre todo para los niños ya que se ha demostrado que los seres humanos somos seres sociales, que necesitamos vincularnos no sólo con otros humanos sino también con otras especias y que los niños se ven muy beneficiados en la relación con una mascota en función del desarrollo psicosocial posterior.

 

Otras Noticias