Salud y belleza

Cómo preparar un EXFOLIANTE CORPORAL CASERO: Recetas simples para cuidar tu piel

La exfoliación puede ser una excelente manera de mantener su piel con un aspecto vibrante y saludable.
miércoles, 21 de octubre de 2020 · 10:01

Un exfoliante corporal es una forma popular de limpiar la piel, y hay muchas variedades compradas en la tienda para elegir. O bien, puedes hacer tu propio exfoliante corporal casero con ingredientes que ya tiene en la despensa.

¿Cuáles son los beneficios de los exfoliantes corporales? 

La exfoliación con un exfoliante corporal o con otros tipos de productos, como un cepillo o una esponja vegetal, puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras.

La exfoliación puede dejar la piel con un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas.

También puede estimular la producción de colágeno, que puede ayudar a que su piel se mantenga firme y radiante.

Otro beneficio de la exfoliación es que puede mejorar la eficacia de los tratamientos tópicos. Si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, por ejemplo, la crema podrá penetrar más profundamente en lugar de asentarse en la superficie.

Además, masajear tu piel con un exfoliante corporal también puede ser una manera maravillosa de relajarte y sentirte más tranquilidad, especialmente si padeces de estrés.

¿Con qué frecuencia se debe usar un exfoliante corporal? 

Es mejor no usar un exfoliante corporal en la piel todos los días. Exfoliar demasiado la piel puede dejarla seca, sensible e irritada.

Por lo general, es seguro exfoliar la piel dos o tres veces por semana. Si tu piel está seca y sensible, es posible que desees exfoliarla solo una vez a la semana.

Si tienes una afección cutánea o si no tienes seguridad de la frecuencia con la que debe exfoliar su piel, habla con un dermatólogo.

Por lo general, es más fácil aplicar un exfoliante corporal en la ducha o en el baño. Masajea suavemente el exfoliante en tu piel con movimientos circulares y enjuaga bien con agua tibia.

¿Qué necesitas para hacer un exfoliante corporal casero?

Para hacer un exfoliante corporal casero, ten a mano los siguientes artículos:

  • cucharas para mezclar
  • tazón para mezclar
  • cucharas o tazas de medir
  • un portador o aceite base, como aceite de coco, aceite de jojoba, aceite de semilla de uva, aceite de almendras o aceite de oliva
  • recipiente sellado para almacenar el exfoliante
  • unas gotas de sus aceites esenciales favoritos, si lo desea

Una vez que tengas esos elementos, puedes mezclar los aceites con los gránulos de su elección, como sal o azúcar. También puedes agregar otros ingredientes que puedan beneficiar tu piel, como miel o té verde, tal como se describe en las recetas a continuación.

Con los exfoliantes corporales caseros, es importante lograr la consistencia adecuada. No querrás que esté demasiado líquido, lo que puede dificultar la recogida en tus manos, pero tampoco querrás que se quede muy grueso.

Estos son algunos de los tipos más populares de exfoliantes corporales de bricolaje que son beneficiosos para la piel y fáciles de hacer.

Exfoliante de café

Existe alguna evidencia científica de que la cafeína puede ayudar a disminuir la apariencia de la celulitis.

UN Estudio de 2011 probó una crema que contiene cafeína y otros ingredientes en 78 participantes. El estudio encontró que después de 12 semanas de uso, los participantes que usaron la crema vieron una disminución significativa en la apariencia de su celulitis.

El café sigue siendo un ingrediente popular para muchos exfoliantes corporales caseros. Los diminutos gránulos son suaves para la piel, sin dejar de ser eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel.

 

Ingredientes

1/2 taza de posos de café (Los posos de café son el producto de desecho de la preparación del café.)

2 cucharadas. agua caliente

1 cucharada. aceite de coco, calentado

Preparación

Agrega los posos de café y el agua caliente a un tazón para mezclar. Mezclar bien con una cuchara.

Agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia adecuada.

Cuando estés OK con la consistencia, coloca la mezcla en un recipiente.

 

Exfoliante de azúcar morena

El azúcar morena es un ingrediente económico y accesible que también hace un gran trabajo al exfoliar la piel.

El azúcar morena es más suave para la piel que la sal marina. Esto lo convierte en un ingrediente ideal para pieles sensibles. Los gránulos de azúcar pueden hacer que tu piel se sienta pegajosa, así que asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte.

Ingredientes

1/2 taza de azúcar morena

1/2 taza de aceite de su elección, como coco, jojoba, oliva, almendra o semilla de uva

aceites esenciales (opcional)

Preparación

Combina el azúcar morena y el aceite en un tazón.

Mezcla bien. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta.

Si lo deseas, agrega una o dos gotas de tu aceite esencial favorito y revuélvelo en la mezcla.

Cuando estés OK con la consistencia y fragancia de tu exfoliante, colócalo en un recipiente.

 

Exfoliante de sal marina 

La sal tiene propiedades antibacterianas que pueden ser útiles para algunas afecciones de la piel. La sal también es un conservante, por lo que el exfoliante de sal marina podrá conservarse naturalmente.

Usa sal marina molida, ya que la sal marina gruesa puede ser demasiado áspera para la piel. Los exfoliantes con sal marina pueden ser demasiado abrasivos para la piel sensible. Además, ten cuidado si tienes un corte en la piel ya que la sal puede picar.

Debido a que la sal no tiene fragancia, es posible que desees agregar tus aceites esenciales favoritos a este exfoliante de sal casero.

Ingredientes

1/2 taza de sal marina

1/2 taza de aceite de tu elección

aceites esenciales (opcional)

Preparación

Combina la sal marina y el aceite en un tazón.

Mezcl bien. Si es necesario, agrega más sal o aceite para obtener la consistencia correcta.

Si lo deseas, agregue una o dos gotas de aceite esencial y revuélvelo en la mezcla.

Comprobadan la consistencia y fragancia de tu exfoliante, ponlo en un recipiente.

 

Exfoliante de azúcar con té verde

Rico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde puede beneficiar tu piel de varias maneras.

Además, los cosméticos que contienen té verde pueden reducir el daño a la piel causado por el sol.

El té verde se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.

Ingredientes

2 bolsitas de té verde

1/2 taza de agua caliente

1 taza de azúcar morena

1/4 taza de aceite de coco derretido

Preparación

Agrega las bolsitas de té al agua caliente. Deja reposar el té hasta que se enfríe.

Mientras el té se enfría, agrega azúcar morena a un tazón.

Agrega aceite de coco y mezcla bien con el azúcar.

Una vez que el té se haya enfriado, agrégalo a la mezcla de azúcar. Es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva.

Si la mezcla queda demasiado gruesa, agregue más aceite de coco. Si está demasiado licuada, agrega más azúcar morena.

Cuando haya alcanzado la consistencia deseada, coloque tu exfoliante en un recipiente.

 

Exfoliante de miel y azúcar

La miel tiene propiedades antibacterianas. Y también tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas que pueden ayudar en una variedad de afecciones de la piel.

La miel no solo puede ayudar a reparar el tejido de la piel y proteger contra el daño de los rayos UV, sino que también puede ayudar a matar los gérmenes.

La miel se puede combinar fácilmente con gránulos y aceite para hacer un exfoliante corporal nutritivo para la piel. Después de masajear la piel con el exfoliante, asegúrate de enjuagar bien la piel para evitar la pegajosidad.

Ingredientes

1/2 taza de azúcar morena

1/4 taza de aceite de coco derretido

2 cucharadas de miel

Preparación

Agregue azúcar morena, aceite de coco y miel a un tazón para mezclar.

Mezcla bien los ingredientes y agregua más aceite de coco si se está muy consistente.

Una vez que haya alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un recipiente.

 

Consejos de seguridad

Estos exfoliantes caseros solo deben usarse en el cuerpo, no en la cara. La piel de su cara es más sensible que la piel del resto de tu cuerpo.

Evita exfoliar la piel que esté:

  • quemada por el sol
  • agrietada o rota
  • roja o hinchada
  • recuperándose de una exfoliación química

Si deseas agregar aceites esenciales a tu exfoliante corporal, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no seas alérgica o alérgico al aceite.

Si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.

Otras Noticias