Entrevista

Benjamín Vicuña se sinceró sobre su relación con Pampita y la China Suárez

El actor destacó que su recorrido lo ha llevado a experimentar el amor, presenciar el nacimiento de seis hijos y lamentar la pérdida de su hija.
martes, 13 de junio de 2023 · 12:05

Benjamín Vicuña, reconocido actor chileno, ha decidido sincerarse sobre sus relaciones con Pampita y la China Suárez, dos mujeres argentinas con quienes ha compartido momentos significativos en su vida. Su relación con Carolina Pampita Ardohain duró diez años y fruto de ella nacieron cuatro hijos: Beltrán, Benicio, Bautista y Blanca, quien lamentablemente falleció en 2012.

En 2015, surgieron rumores de infidelidad que involucraban a Vicuña y a Eugenia la China Suárez, con quien había coincidido en el rodaje de la película "El hilo rojo". Poco tiempo después, Vicuña y la China Suárez confirmaron su relación, que duró hasta agosto de 2021 y dio lugar a los hijos Amancio y Magnolia.

En una entrevista en su país natal, Benjamín Vicuña reveló su perspectiva sobre si considera que sus relaciones con las madres de sus hijos fueron "un acierto o un fracaso" en su vida. Afirmó que es imposible hablar de fracasos cuando ve a sus hijos, ya que ellos representan el amor, la pasión, el esfuerzo y las ganas de construir y aferrarse a la vida. Reconoció que, a veces, surgen dudas y sensaciones de arrepentimiento, pero considera que quedarse con la sensación de fracaso no es constructivo.

Benjamín Vicuña admitió que luchó por ambas relaciones y que se entregó por completo en ambas. Sin embargo, también reconoció que tiene deudas pendientes relacionadas con la madurez, actitudes y errores. Aceptó que cometer errores forma parte de la naturaleza humana y que es importante aprender de ellos para no repetirlos.

Cuando se le preguntó si hay algo que no volvería a hacer, Benjamín Vicuña respondió de manera general, sin referirse específicamente a sus relaciones con Pampita o la China Suárez. Afirmó que no volvería a lastimar a alguien con sus decisiones o acciones. Con los años, ha desarrollado más empatía hacia los demás y se reconoce en la importancia de mirarse y reconocerse mutuamente.