Instagram

Desde la cocina, Elizabeth Hurley demuestra cómo llevar un traje de baño después de los 50

En una sesión de fotos audaz, Hurley se lució con dos trajes baño espléndidos.
viernes, 24 de noviembre de 2023 · 09:45

En el apasionante mundo de las redes sociales, Elizabeth Hurley, de 55 años, continúa demostrando que la elegancia y la confianza son eternas. Recientemente, la actriz británica desafió los estándares de belleza convencionales y compartió en su cuenta de Instagram una impactante fotografía que muestra cómo usar traje de baño después de los 50.

En la instantánea de Instagram, Harley usa dos trajes de baño hasta el suelo, uno rojo brillante y el otro negro clásico. La publicación no solo resalta su figura perfecta, sino que la foto también incluye un sincero deseo y un mensaje de agradecimiento para el día de Acción de Gracia.

Elizabeth Hurley. Fuente: Instagram @elizabethhurley1

Lo sorprendente de esta historia va más allá de la estética. La actriz no solo se destaca en el mundo del espectáculo sino que también revela aspectos de su vida personal que son inspiración para muchos. En una reciente entrevista en el podcast PEOPLE in the 90s, Hurley habló extensamente sobre su relación con su expareja Hugh Grant.

Hurley admitió que aunque su relación terminó hace más de 20 años, ella y Grant siguen siendo grandes amigos. Además, la actriz confía en él como su "principal asesor" en asuntos laborales, enfatizando un vínculo profundo que va más allá del sentimentalismo.

Elizabeth Hurley. Fuente: Instagram @elizabethhurley1

La historia de amor de Harley y Grant, que comenzó en 1987, ha superado dificultades públicas como el escándalo de Grant en 1995. Sin embargo, su amistad ha perdurado, lo que demuestra que respetar la vida actual de tu ex es esencial para mantener una relación duradera.En definitiva, Elizabeth Hurley no sólo impresiona con su elegancia atemporal en traje de baño, sino que también nos enseña una valiosa lección sobre la importancia de la amistad y el respeto en las relaciones, incluso cuando la llama romántica está apagada.