HEADER MARKUPS

 
 

Zona Mujer » Mirada masculina

 “Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”
26 de Septiembre de 2007 07:00

Comentarios
 
BAJADA<br><i>Terra</i>


SANTIAGO, septiembre 26.- Con su matinal noticioso en Radio Duna y la conducción de "Última mirada" en CHV, Matías del Río tres veces por semana se levanta a las 5.30 de la mañana y se duerme a las dos y media. Por mucho menos, varios se declararían estresados, pero él asegura que ni siquiera conoce ese estado. Aún le quedan pilas para querer meterse en el mundo empresarial, dedicarle tiempo a su familia y también a la vida en pareja. “No tengo quejas”, dice sobre su relación de casi 20 años.

Ni el grueso marco de sus clásicos anteojos logra ocultar el brillo de su rostro cuando habla de su mujer, madre de sus cuatro hijos (que todavía considera “pocos”) y que fuera su eterna polola. “Me gusta la mujer inteligente y sencilla, con sentido del humor, frívola cuando tiene que serlo, coqueta y que no sea grave. Me gustan como mi señora”, confirma nuevamente. Y acota que lo que más le mata las pasiones son aquellas que mastican chicle con la boca abierta. "Me producen ¡puf! Una decepción horrenda", comenta sin tapujos.

Copyright 2007 Terra Networks Chile S.A.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- “Uno propone y Dios dispone”. Se me dio una oportunidad bastante única y estupenda y tuve que postergarlo, pero está ahí, stand bye.

- ¿Por qué querías tomarte ese tiempo?
- Por una razón muy sencilla. Siento que tengo que desasnarme, estudiar. No puedo seguir por esta vida con este nivel de ignorancia.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Parece, pero las apariencias engañan. Me falta leer los clásicos, aprender historia. Encerrarme un año a recuperar terreno en todo lo que no sé. Tengo ganas de saber inglés, estudiar matemáticas y aprender historia.

- Nada que ver con descanso…
- Para nada. Estoy sobrepasado de dudas, no de pega.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Sí, nunca he estado o me he sentido estresado. Nunca me ha pasado la cuenta mi actividad, en lo físico por ejemplo. Quizás envejeceré antes, pero como tengo el don de la fe, creo en la vida eterna, y ahí tendré harto tiempo para descansar. Esta vida es muy pasajera y hay que gastársela entera. Quiero estar en todas.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- No sé. Puede ser que no apriete lo suficiente, pero no me quedo con las dudas ni con las balas pasadas. Ahora por ejemplo, tengo ganas de desarrollar la veta emprendedora. Tengo ganas de hacer un negocio chico, quiero estar en los zapatos de un empresario.

- ¿Y cómo lo vas a hacer?
- Si no es tanto tampoco. Tengo horas duras, pero después muchas de descanso.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Por supuesto. Soy un papá que está pendiente de las tareas, de las actividades, de todo. Es que en mi casa están bien divididas las funciones. No opera el marido trabajólico y la señora nana. Opera el papá profesional y la mamá profesional y estudiante –porque ahora está estudiando- entonces yo tengo que apechugar nomás. Si los hijos son a medias desde el principio ¿o no?.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- ¡Es que no es cooperar!, ahí está el error ¡Yo trabajo en la casa! Tengo cosas que hacer en ella. Si la guagua llora y se levantó una vez mi mujer, para la otra me toca mí, y no me siento héroe de la patria por eso. Es lo natural. Así tiene que ser. Ése es un problema muy femenino, generalmente equivocan el camino para replantearse. Las mujeres deben ser más proactivas y dar por hecho que son tan seres humanos como los hombres y actuar en esa matriz con esa consecuencia. No pedirle permiso al marido para salir con las amigas, ¡Avise! Los hombres cara dura, ni siquiera eso hacen.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- ¿Numerosa? Pero si tengo sólo cuatro (hijos). Es que mi familia es de cinco hermanos, en la de mi mamá eran siete. Por eso la mía aún me parece chica.

- ¿Quieres agrandarla?
- Es que estamos con una guagüita muy chica y es cansador. Hoy me tocó antes de salir, dar la papa y mudar. Es una etapa demandante por eso te digo que quizás ahora no, pero sí, me gustaría tener uno o dos hijos más.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Claro, me parece que es el sostén de muchas cosas. Si nos queremos pegar una arrancadita con mi señora, las abuelas asumen o las tías. Si se me echa a perder el auto, mi hermano me presta el suyo, y así. Yo quiero ver qué va a pasar con las familias que tienen uno o dos hijos, más adelante. Qué va pasar con esa red de apoyo, con el soporte emocional. Los problemas que se enfrentan en la vida a largo plazo, la toma de decisiones duras, hacerlo solo, sin nadie para compartirlo. No quisiera estar en esos zapatos.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Habría que preguntarle a mi señora. No hay quejas, hasta donde yo sé. A lo mejor reclamará en otra parte (risas) No, es que paso mucho en mi casa. Me alcanza el tiempo para todo. ¡Es que el día es muy largo! Y eso que no soy organizado, al menos no todo lo que yo quisiera.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Mi dispersión. Me gustaría ser más metódico. También me gustaría ser más pesado, un poco más duro. A veces uno paga por ser corazón de abuelita y es un error. Soy un poco comprensivo de sobra. A mí me da mucha pena causar un dolor y dejo de decir cosas que debiera para no herir a alguien. Me gustaría ser mucho más asertivo.

- ¿Muy sensible?
- Tremendamente, por eso empatizo más de la cuenta y no falta que uno se traga por ahí cosas que no debiera. Hay gente que se aprovecha.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Servir. Me fascina ser útil. Los momentos de mayor placer para mí son cuando siento que estoy poniéndome al servicio de otro. Y no me creo el Padre Hurtado, él dice: “Dar hasta que duela”, a mí no me duele, me apasiona. Por eso te digo que es hasta egocéntrico. Ahora, también me seduce lo lógico: descansar, ir al campo a San Felipe, estar con mis hijos, leer un buen libro, ver una película, irme a Buenos Aires con mi mujer, como lo hicimos para el 18, es obvio ¿A quién no le seduce eso?.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Me gustan las mujeres inteligentes y preocupadas de cosas importantes, que pongan sus intereses en ideas trascendentes. Me gusta la mujer inteligente y sencilla, con sentido del humor, que también sea un poquito frívola cuando tiene que serlo, que también sea coqueta, que no sea grave. Me gustan como mi señora.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Imagínate que tiene 35 años es agrónoma de la Católica y ahora entró a estudiar un post grado, eso te da una idea de cómo se plantea las cosas. No es sólo inteligente, sino que pone sus huevos en canastas de cosas inteligentes. Pero también le gustan los zapatos de esta temporada. Y me cargaría que no fuera así. Ningún extremo. A ella le gustan las botas y también le gusta estudiar. Me conquista siendo siempre buena mamá, preocupada, criteriosa. Con ella sé que no tengo que andarme preocupando qué escoba dejó. Me conquista siendo normal.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- La “momiedad”, los “momios”, sobre todo los que van de revolucionarios. Y no me refiero a Derecha o Izquierda, sino que a los que no se atreven a hacer cambios profundos y van haciendo pequeñeces creyendo que con eso basta. Me irrita esa cosa de contentarse con poco. Y esa gente que se queja por todo, los desconfiados, los que siempre piensan que se los están pasando por las armas. ¿Y de las mujeres? me carga la frivolidad permanente. A mí también me gustan las estupideces, pero para algunas horas del día. Me carga y me latean las que sólo se preocupan de eso. Me molesta la mujer muy frívola y la muy feminista.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- A ratos, era más parece. Me estaré poniendo viejo. Ya tengo 38, he madurado.

- ¿Te atormentan los 40?
- Para nada, cero conflicto.

- ¿Mientes?
- Lo justo y necesario. A ratos para no causar dolor, a veces porque soy humano, o porque…¡soy humano nomás pues!

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- De no haber leído más en mi vida. De, en vez de haberme ido a España, haber estudiado en Estados Unidos o Inglaterra para aprender el idioma. De no haber sido más constante en ese tipo de cosas.

- Lo mejor de ser hombre
- Tener Club de Tobby. Nos juntamos una vez al mes. No soy muy parrillero, pero en esa ocasión lo hacemos y conversamos de fútbol y política. Pelamos de todo.

- ¿A las mujeres?
- Sí, por qué no, cuando lo amerita.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Soy bastante distinto al medio en el que me muevo, pero de ahí a ser extravagante, no. Probablemente lo mayor que he tenido en ese sentido es ser sano.

- ¿No eras bueno para el carrete?
- Para fiestas y esas cosas sí, pero nunca me metí con drogas por ejemplo. Salvo curaderas típicas de cabro chico, era bien sano. Siempre tuve conciencia de que esas cosas no te llevaban a ninguna parte y mi familia tiene mucho que ver en eso. Me educaron con libertad, pero con un muy buen ejemplo.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Lo típico es decir mi señora. Y de los últimos 20 años, claro que lo es, pero antes hubo otras, y que me gustaron tanto como mi señora después, decir lo contrario sería mentir y yo no creo en ese show que no se lo cree nadie. Pero del año 90 hasta ahora, es ella.

- ¿Tienes técnica de seducción?
- Tengo, pero es privada (risas)

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- Ah de las mujeres… ¿así en particular? Hay una parte como por aquí, entre los pómulos y las cejas, que me llama mucho la atención. Entre la nariz, un poquito los ojos, aparte de otras cosas que debo confesar que me gustan (risas). No vamos a entrar en lo obvio, pero hay ciertas cosas que a los hombres nos gustan y que ustedes las mujeres saben muy bien y le sacan harto provecho.

Matías del Río

“Me molesta la mujer frívola y la muy feminista”

- No voy a decir nada, porque se va a interpretar como si fuera de mi señora, entonces no quiero… ¡Ay sí!, las mujeres comiendo chicle. Me producen ¡puf! Una decepción horrenda. Por último si lo hacen piola, pero esa masticada que parecen vacas rumiantes, por Dios qué desagradable. Se me han caído mujeres regias que uno se da vuelta a mirar y están abre y cierra, mostrando cómo les baila el chicle en la boca. Qué cosa más fea…

terra

TERRA - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.