HEADER MARKUPS

 
 

Autos » Sabías que

 ¿Qué debo saber acerca de la Bencina?
19 de Mayo de 2008 11:55

Comentarios
 
BAJADA<br><i>Terra</i>

SANTIAGO, mayo 19.- La gasolina, es un combustible que almacena grandes cantidades de energía calorífica la cual puede ser aprovechada de diversas formas. Como un dato curioso, un litro de bencina equivaldría a comerse 30 hamburguesas.

Todos conocemos la gasolina y el papel tan importante que juega dentro de la industria automotriz. No en todos los países se le conoce con el mismo nombre. Por ejemplo en Chile se le conoce como bencina (que los especialista consideran incorrecto); mientras que en Argentina y Uruguay se le llama nafta.

La gasolina es una mezcla de hidrocarburos derivada del petróleo, que se utiliza como combustible en motores de combustión interna que se encienden a base de una chispa.

La especificación más característica, es el índice de octano; MON: motor octane number, RON: research octane number, o el promedio del MON / RON, que indica la resistencia que presenta el combustible al detonar.

En alguna ocasión, hemos escuchado la palabra octanaje, pero en realidad ¿sabemos a qué se refiere éste término? El octanaje indica la presión y temperatura a la que puede ser sometido un combustible carburado. Es decir, mezclado con aire antes de autodetonarse, al alcanzar su temperatura de autoignición.

Existen diferentes tipos de gasolina comercial que se clasifica en función del octanaje, por ejemplo, la gasolina más vendida en Europa tiene un MON mínimo de 85 y un RON mínimo de 90.

Dentro de la mezcla de hidrocarburos que forman la gasolina, encontramos moléculas de diferentes tamaños como; los heptanos - 7 carbones, octanos - 8 carbones y nonanos - 9 carbones, entre otros. La gasolina está formada por octanos, ya que estos soportan grandes compresiones sin encenderse espontáneamente. La gasolina de 87 octanos, expresa que contiene 87 por ciento de octano y 13 por ciento de otros componentes, éste tipo de gasolina puede comprimirse hasta cierto nivel antes de encenderse espontáneamente y sólo debe ser usada en motores que no excedan esa razón de compresión.

Cuando la gasolina se enciende por compresión, en vez de la chispa producida por la bujía, entonces se tiene una preignición o cascabeleo del motor, las cuales pueden dañar el motor, por lo que hay que evitarlas. La gasolina de bajo octanaje, soporta menos compresión que la de alto octanaje.

La razón de compresión del motor, se puede encontrar en el manual del vehículo donde se indica el tipo de gasolina debe usar nuestro auto. Incluso hay marcas en el mercado, que anulan la garantía del auto si no utilizamos el combustible que se indica en el manual del mismo.

Una manera muy común de incrementar la potencia del vehículo es aumentando la razón de compresión del motor, por eso los motores de alto desempeño tienen altas razones de compresión y requieren de combustibles de alto octanaje, con la desventaja de que su precio es mucho más elevado.

El octanaje se relaciona con la capacidad de compresión del combustible y no con la potencia del mismo, aumentar el octanaje del combustible, no aumentaría la potencia del auto, a menos que el motor así lo requiera.

En los motores de combustión interna de cuatro tiempos como los utilizados por los vehículos modernos, una de sus fases es la compresión, durante la cual el pistón del motor comprime la mezcla del aire y gasolina dentro de los cilindros del motor, a un volumen mucho menor que el que ocupaba inicialmente.

Por lo general la razón de compresión de los motores oscila alrededor de 8:1, es decir; que el volumen de la mezcla de aire con la gasolina, se reduce a 1/8 de su valor inicial.

Es muy importante no cambiar el tipo de gasolina que usa nuestro auto, para no perder la garantía, evitar el cascabeleo, perder potencia o causarle algunos daños al motor a largo plazo, los cuales nos resultarían mucho más caros de reparar comparado con el supuesto ahorro del costo de la gasolina.

terra

TERRA - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.