HEADER MARKUPS

 
 

Entretenimiento » Televisión

 Mariana Loyola cuenta los secretos de Lulú, la mecánica sexy de Gatas y Tuercas
31 de Agosto de 2005 18:57

Comentarios
 


TERRA.cl "Sobreviviente, pero gozadora y apasionada" son las palabas que usa la actriz al hablar de su personaje en la producción que sucederá a Brujas<
i>, donde dará vida a una mujer tuerca, que juega futbol y pega combos, pero que no pierde ni una pizca de su femeneidad y coquetería. (TERRA.cl

GALERÍA DE FOTOS ACTUALIZADA: ASÍ SE GRABA GATAS Y TUERCAS

FOTOS: GATAS Y TUERCAS

SANTIAGO, agosto 31.- Lulú Rivera creció entre siete hermanos hombres, es buena para los combos, juega a la pelota, corre carreras de autos y es la única mujer que trabaja en el taller mecánico que antes era de Max y que ahora pertenece a su ex mujer, Ximena. Sin embargo, a pesar de irrumpir en un mundo macho por excelencia, Lulú no pierde ni una pizca de coquetería femenina, se pone aros para trabajar, usa rulos y cuando se pone el overol se baja el cierre para mostrar el escote. Incluso, ha sido Miss en cuanto concurso de barrio o playero ha participado de chica.

Así es el personaje que encarnará Mariana Loyola en Gatas y Tuercas, la próxima teleserie de Canal 13, un rol que según ella la conquistó desde un principio. "Ella es una sobreviviente, pero gozadora y apasionada, porque la vida le enseñó a defenderse solita, llegó de Peñaflor a trabajar en un taller ‘cuico’ y con chicos guapos (Luciano Cruz-Coke, Felipe Braun, Diego Muñoz, Nicolás Saavedra), gana plata y disfruta de lo que hace, pero que cuando la dejan plantada o le hacen la desconocida llora de rabia porque está aburrida que los hombres la agarren para el leseo. Le gusta gozar de la vida, es de las que si le gusta un tipo va y se lo dice, lo agarra y le da un beso”, detalla. Dice que defiende los derechos de la mujer, “pero desde un sentido súper fresco, no denso ni feminista. Porque su gran pregunta es ¿por qué las mujeres no tenemos los mismos derechos en la pasión y en el amor que los hombres?”.

ASÍ NACIÓ LULÚ

Contrario a lo que podría predecirse, Mariana Loyola cuenta que no le ha costado “para nada” armar el personaje de Lulú porque “le guión está tan bien escrito que es imposible perderse y no transforma el personaje el un cliché de mecánica amachada o brusca, como podría esperarse”.

Así y todo cuenta que en la génesis de Lulú están las varias vueltas que se dio por la calle 10 de julio, clases de mecánica en el canal y otras en el taller en las que ella dice haber tomado apuntes “como loca”, un manual del tema y varios paseos a Las Vizcachas a ver carreras de autos, donde vio a varias jóvenes universitarias corriendo.

Dice que nunca se encontró con una mujer que desarrollara el oficio, “hasta que después me enteré por el diario que había una y que decía que se sentía sexy con o sin overol, por lo tanto más que en el prototipo de la mecánica, me empecé a meter más en el mundo de los tuercas, qué ropa usan, qué comen, qué hablan, cuáles son sus tallas. Ahí fui descubriendo que, de verdad es un mundo súper masculino. Hay muy pocas mujeres, y cuando las hay, son las minas engrasadas que están en los afiches como fetiche erótico o son las esposas de los mecánicos que les cocinan los asados. Entonces no tuve un modelo de mujer para basarme y copiarla, pero sí saqué cositas de cada una”.

POR QUÉ GATAS Y TUERCAS

Con Gatas y Tuercas sin fecha de estreno definida aún cuando los canales de la competencia ya estrenaron Versus y MiTú, la actriz sentencia de entrada que “quiero que a esta teleserie le vaya bien y pienso que así va a ser”. Y enseguida asume que “estamos un poquito ansiosos por mostrarla luego a la gente porque tenemos mucho, mucho cariño por ella y porque para uno es un regalo poder trabajar con los amigos”.

Sin embargo, confía en la historia de comedia que propone la estación católica para este segundo semestre y rescata que uno de los puntos a favor que tiene es que tratándose de una teleserie que sólo tiene 24 personajes “el trabajo que se logra con cada uno es mucho más exhaustivo y hace que cada historia sea de verdad, con mucho mundo. Acá no ocurre eso que pasa en las teleseries que tienen como 40 actores de los cuales 20 por lo menos se quedan con un texto al día, sin desmerecer que dan ganas que hubieran más actores porque hay muchos sin pega, con eso se pierde fuerza y verdad en la historia. Gatas y tuercas, en ese sentido, es una teleserie súper coral, en la que vamos todos como en batalla para adelante y somos todos muy apasionados”.

Carola Reyes

Fotos: Mónica Rojas

Copyright 2005 Terra Networks Chile S.A

terra

TERRA - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.